Las escaleras pueden constituir un obstáculo insalvable para personas de edad avanzada o con problemas de movilidad. Sin embargo, las encontramos en muchos ámbitos de nuestra vida: en viviendas, portales, edificios públicos, en aceras de calles inclinadas…

Como consecuencia de la actual preocupación por mejorar nuestra calidad de vida y la de nuestros mayores, se ha empezado a tomar conciencia de la importancia de crear entornos accesibles no solo en el ámbito público, sino también en los hogares; algo que ha fomentado la aparición de una gran diversidad de modelos de sillas salvaescaleras  en el mercado, para solucionar este problema.

La silla salvaescaleras es un sistema de elevación compuesto por un raíl que recorre la escalera y una silla anclada a él que se desliza para subir o bajar fácilmente las escaleras con seguridad y comodidad. Estos aparatos funcionan con baterías recargables, por lo que su movimiento no implica ningún esfuerzo para el pasajero, que va sentado cómodamente durante el desplazamiento. De hecho, las sillas salvaescaleras se erigen como un método confortable, silencioso y rápido para ayudar a las personas con movilidad reducida a superar estas barreras arquitectónicas.

Estas soluciones salvaescaleras comercializadas por IMCALIFT son muy versátiles, ya que pueden instalarse en tramos de escaleras rectos o con curvas y descansillos. Además, los materiales que se emplean en su fabricación garantizan su durabilidad en unas condiciones óptimas de conservación. Todos los modelos ocupan un espacio reducido para que siga disponiendo del espacio necesario para el tránsito de personas por la escalera cuando no están en uso, ya que diversos elementos que componen la silla salvaescaleras, como el asiento, el reposapiés o el reposabrazos pueden plegarse. El plegado de la misma puede hacerse de forma sencilla y sin necesidad de agacharse.

Las sillas utilizan unas baterías recargables que le permitirán subir o bajar la escalera incluso cuando se produzca un corte eléctrico. Su manejo es muy sencillo y son seguras y confortables. La ergonomía es un aspecto fundamental de estas soluciones de elevación y vienen configuradas con asientos cómodos y acolchados y reposapiés muy cercano al suelo para que no suponga un obstáculo subir a la silla. En materia de seguridad, estos sistemas de elevación incluyen mecanismos que detienen el desplazamiento de las sillas en caso de encontrar obstáculos en la escalera.

Este producto puede instalarse en cualquier escalera, por estrecha o angosta que sea. Existen modelos para zonas de interior y para zonas de exterior y permiten su montaje a ambos lados de las escaleras (por el interior o por el exterior) según sea necesario.

En Imca Lift te asesoramos sobre la solución más adecuada para tu caso en concreto, nos desplazamos hasta su hogar o lugar de trabajo para estudiar las posibilidades del inmueble. Teniendo en cuenta factores como el espacio disponible, número de pisos a subir, así como las exigencias técnicas de las diferentes soluciones salvaescaleras, le propondremos la mejor opción para eliminar las barreras arquitectónicas.

Consulte nuestras ofertas en la web o llámenos gratuitamente al 900809231