La oruga salvaescaleras es una solución idónea para convertir en accesible cualquier tipo de escalera. Este dispositivo ofrece una máxima comodidad, puesto que no es preciso realizar instalaciones permanentes para utilizarlo. Y es que existen lugares en los que no es posible colocar un mecanismo fijo para permitir a los usuarios de sillas de ruedas vencer las barreras arquitectónicas. En estos casos o ante la necesidad de disponer de un equipo de estas características en varios sitios, la oruga salvaescaleras es una alternativa perfecta para asegurar la movilidad.

Estos mecanismos portátiles permiten mejorar la calidad de vida de las personas que tienen problemas para desplazarse por sí mismas, así como de los individuos que conviven con ellas. Las orugas salvaescaleras permiten un desplazamiento cómodo y muy seguro. Su sistema de funcionamiento es muy sencillo. El equipo se desliza con suavidad por la escalera, sin que el usuario corra riesgo alguno. Estas soluciones de accesibilidad están pensadas para adaptarse a cualquier tipo de escalera y, por ello, no hay peligro de causar daños en la estructura.

La silla de ruedas del usuario se ajusta perfectamente a la oruga salvaescaleras. Las conexiones para realizar este enganche son regulables y cuentan con las máximas medidas de seguridad para evitar accidentes. La mayoría de los modelos incorporan un tablero de mando. En este dispositivo, puede consultarse el estado de la batería. Asimismo, incluye un botón de emergencia y una llave de activación. Otra de las ventajas que ofrecen las orugas salvaescaleras más modernas es el control electrónico de la tracción.

En Imca Elevación ponemos a disposición de nuestros clientes los modelos de orugas salvaescaleras más innovadores. Así, el Roby T09 y el Scalacombi T10 son equipos que ofrecen múltiples prestaciones. Entre ellas, destaca el mínimo mantenimiento que requieren para lograr una larga vida útil. Su condición de plegables (se desmontan en dos piezas) también es una cualidad muy apreciada por los usuarios, ya que facilita su transporte. Además, su batería es recargable. Otro aspecto positivo es que se trata de equipos que presentan una gran estabilidad y su conducción es muy sencilla, puesto que no hay que realizar esfuerzos.